¿CÓMO HA SIDO TU 2019?

¿Has tenido un año de mierda? o a lo mejor ¿este ha sido un año para enmarcar? ¿quizás has pasado por este año de puntillas y sin hacer ruido convirtiéndote en una persona irrelevante?

Estamos a un paso de que empiecen a llegarte todo tipo de correos, mensajes, gifs, etc, recordándote lo que ha sido el año 2019 para ti o deseándote que el 2020 sea tu año. Y otros tantos que te van a llegar con los 100 rituales que hay que hacer antes y después de fin de año para empezarlo con buen pié que, yo no se vosotros y vosotras, pero el pasado fin de año me puse las uvas en diferido por que cuando acabé de escribir, quemar, bendecir y echar agua se me había pasado la hora.

Así pues, irremediablemente, te va a surgir el impulso irracional de hacerte listas de propósitos para el año entrante cosa que te va a dar un subidón espectacular mientras lo haces dopado con cantidades ingentes de azúcares turroneros, bebidas altamente graduadas y amigos o amigas retándote al son del mítico: “no hay huevos o ovarios” que es el paso previo, todo hay que decirlo, a la terrible frustración de encontrarte en el día 31 de enero y darte cuenta de que, no solo te han cobrado la visa de todos los regalos de navidad y reyes que has comprado como si no hubiera un mañana, sino que además eres incapaz de cumplir con el punto más sencillo de la lista que tan bravuconamente habías creado: decir cada día al menos una vez “te quiero”, “gracias”, “lo siento” o “por favor”.

Llegados a este momento solo puedo pedirte que tengas en cuenta la opción que te propongo a continuación y que seguramente no habrás tenido en cuenta pese a su obviedad: HAZ PRIMERO BALANCE Y LUEGO LA LISTA.

Te propongo que en este primer artículo pasemos revista de todo aquello que fue un propósito y que a lo largo de este año has cumplido (poco, algo o mucho) o no, y en el siguiente artículo te daré las claves para hacer una lista que puedas cumplir y de la que te sientas muy satisfecho/a.

1 ¿Te acuerdas de alguno de los propósitos que te hiciste el pasado año y eres capaz de apuntarlos?

Imagínate como de significativo y trascendente habrá sido un propósito que, o no eres capaz de recordar, o que simplemente dejó de cumplirse a los pocos días de fin de año. No desesperes con algo que es tan habitual y vamos a tomar medidas para que no suceda de nuevo. Recupera la lista del pasado año (ya sea por que la conservas o por que la recuerdas) y puntúa del 1 al 4 cada propósito que te hiciste siendo 1 la puntuación más baja y 4 la más alta. ¿Y por qué del 1 al 4? Pues por que si las opciones tuvieran el término medio sería un comodín perfecto para calmar a tu ego sin ser vanidoso y de este modo solo puedes valorar si está conseguido o no, y en qué medida lo está. (1: Ni intentado / 2: Intentado pero no conseguido / 3: Conseguido con reservas / 4: Conseguido satisfactoriamente). Por ejemplo… 1: He ido al decathlon y me he comprado ropa de deporte que solo he usado para hacer barbacoas e ir al supermercado los sábados. / 2: He salido a correr 6 veces el primer mes, 2 veces el segundo y lo he dejado al tercero. / 3: Aún hoy voy al gimnasio 3 veces por semana pero dos de ellas solo hago sauna. / 4: He establecido una rutina deportiva 3 veces por semana dónde hago trabajo cardiovascular, muscular y de relajación.

2 ¿Por qué lo llaman propósito cuando quieren decir logro?

Deja de llamarlo propósito por que te estás saboteando antes de tiempo. Un propósito es un término mucho mas serio y trascendente de lo que aparenta. Implica una gran i firme determinación para con un objetivo importante cosa que si tu espíritu es débil aún no vas a conseguir de ninguna manera. Aún así, de cada propósito que te hiciste el pasado año y que no llegaste a cumplir, seguro que hay logros que si que conseguiste pero que en el total no suman y eso te frustra. Compruébalo y apunta al lado de cada propósito qué logros conseguiste en cada uno de ellos aunque el propósito final no se consiguiera por que eso ya es una victoria y, sobretodo, le da coherencia a tus intenciones después de todo. Como ejemplo te diré que puedes no estar satisfecho con no haver acabado un Ironman o una Ultratrail pero el simple hecho de haber hecho los kilómetros que has llegado a hacer ya es una logro en sí mismo y ahora puedes, con perspectiva, reflexionar sobre la idoneidad de la prueba, de la distancia, tu condición física, tu estado de salud, tu motivación, etc.

3 ¿Qué te llevas de este año en las áreas básicas de tu vida?

Dedícale un momento a la reflexión por que, a pesar de que estos días sean de locos entre compras, banquetes de empresa y eventos navideños, debes darte este pequeño respiro para reflexionar sobre ti mismo. Coge de nuevo el bolígrafo y haz cinco círculos referentes de las cinco áreas básicas de la vida y destaca aquello que este año a sido significativo tanto para lo bueno (apúntalo en un color que para ti sea positivo) como para lo malo (apúntalo en un color que para ti sea negativo), saliendo con una línea del círculo principal como si fueran satélites.

Lo primero que aprendió el ser humano, para crear un aprendizaje significativo y para dejar constancia de su paso por la vida, fue a dibujar. Usa este método para estructurar. ordenar y clarificar todo aquello que para ti es importante.

Espiritual: ¿he conseguido algún propósito significativo?, ¿le he fallado a alguien?, ¿me he fallado a mi mismo y no he sido fiel a mis principios o valores?, ¿mi manera de hacer frente a la vida ha sido positiva?, etc…

Mental: ¿he vencido alguna creencia que me limitaba?, ¿qué experiencias han sido significativas para mi?, ¿he incrementado mi conocimiento con cursos, seminarios, libros, etc?, ¿pienso diferente que hace un año?, etc…

Físico: ¿cómo me encuentro a nivel de salud física?, ¿y psíquica?, ¿ha habido algún cambio significativo a nivel de condición física?, ¿y a nivel de alimentación?, etc…

Energético: ¿cómo describiría mis relaciones personales?, ¿he conocido gente que me suma?, ¿he apartado gente que me resta?, ¿vivo mi sexualidad en positivo o en negativo?, ¿he sentido constantemente ganas de hacer cosas?, ¿he sabido administrar mi tiempo o siempre he ido deprisa y a contracorriente?, ¿cuantas veces he sentido que hacía lo correcto y cuantas otras no?, etc…

Económico: ¿gestiono mejor mis finanzas?, ¿tengo más o menos dinero en mi cuenta?, ¿vivo al día o tengo un margen de libertad financiera?, ¿tengo más o menos dinero ahorrado o invertido?, ¿tengo más o menos propiedades?, etc…

Felicidades !!! Después de este pequeño ejercicio has hecho algo que cuesta mucho de hacer en medio de la vorágine que suele ser tu día a día: TOMAR CONSCIENCIA. Te has dado cuenta de qué puntos fuertes y áreas de mejora tienes, has visto gráficamente que crearte expectativas demasiado ambiciosas te genera frustración y has localizado tu punto de equilibrio. ¿y ahora qué? Pues prepárate para crear un a lista de logros y propósitos consciente, coherente y consecuente.

1 pensamiento sobre “¿CÓMO HA SIDO TU 2019?”

  1. Pingback: ¿ FELIZ 2020 ? o FELIZ 2020 !!! – Coachin individual y coaching de equipos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *